Mesa Redonda: El valor añadido del voluntariado en la sociedad y en las organizaciones

El voluntariado aporta a la sociedad ciudadanos corresponsables y agentes de transformación social. Esta es una de las conclusiones de la mesa redonda “El valor añadido del voluntariado en la sociedad y en las organizaciones”, en la que participaron David Berrueco, de Special Olympics; Belén Portolés, de YMCA, Jaime Esparrach, de Cáritas Huesca; y Rosa Plantagenet-White, de Seniors en Red; y que estuvo dinamizada por la directora de la Fundación Caja Inmaculada, María González.

Berrueco destacó que uno de los valores que aporta el voluntariado en las entidades sociales es “ser el motor” porque “hace que te tengas que mover, al ser algo que no es para siempre”. A nivel social, añadió Berrueco, “el voluntariado es una escuela de competencias y emociones”. Portolés, por su parte, señaló la importancia del voluntariado juvenil porque “ellos dan todo lo que son”. Plantagenet-White explicó la misión de Seniors en Red, aportando “la experiencia de la edad a la sociedad”, mientras que Jaime Esparrach comparó las entidades con una figura geométrica, donde el voluntariado es “la profundidad: la tercera dimensión”. Para el secretario de Cáritas Huesca esa nueva dimensión aporta “compromiso, gratuidad y responsabilidad”, lo que atribuye “capacidad” a cada entidad. En definitiva, para todos ellos, el voluntariado es el corazón de las entidades y de la sociedad.

Además, antes de la mesa redonda, la Asociación Payasos del Hospital, Clowntagiosos, arrancaron más de una carcajada a los asistentes con una actuación con la que querían visibilizar su trabajo. Su objetivo en los hospitales: lograr a través de la risa una pronta recuperación y una estancia más agradable de las personas enfermas. La Asociación, que depende de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, nació en 2008 cuando varios estudiantes decidieron crear un grupo de payasos de hospital, similar al de otras ciudades. Actualmente unas 30 personas colaboran de forma activa y sus perfiles profesionales ya no son exclusivamente del ámbito sanitario.

Podemos concluir que…

 

El voluntariado aporta a la sociedad ciudadanos corresponsables y agentes de transformación social.

El voluntariado es una escuela de competencias y emociones, lo que redunda en una sociedad mejor.

Para las entidades el voluntariado es su motor: lo que obliga a moverse, a trabajar, a avanzar.

El voluntariado es una dimensión de las entidades que aporta compromiso, gratuidad y responsabilidad y que permite desarrollar la capacidad en las organizaciones.

El papel de las personas voluntarias es ser el corazón de las entidades y de la sociedad. El voluntariado tiene la capacidad de ir llenando los recipientes, que son las entidades.